Las mejores salas de póker españolas

Muy diferente y variada es la oferta de salas de póker en nuestro país pero, si tuviéramos que quedarnos con dos salas, estas serían PokerStars y 888poker.

No podemos hablar de selección de salas de póker sin hablar de liquidez de jugadores. Debido a la actual ley del juego en nuestro país, los jugadores de póker españoles están obligados a jugar únicamente entre sí, por lo que la liquidez de jugadores a descendido drásticamente.

Es por ello que estar registrado en salas como PokerStars o incluso 888poker es de vital importancia. En muchas otras salas de la competencia apenas hay torneos atractivos porque no hay jugadores suficientes. Nada que ver con lo que ocurre en PokerStars, con un número de usuarios brutal en comparación con el resto son capaces de ofrecer torneos multitudinarios, con gran aceptación y de grandes botes.

Su software de póker también es el mejor del mercado (seguido únicamente de cerca por el software de póker que ofrece 888poker). Con posibilidad de jugar incluso desde el teléfono móvil pasando por aceptar muy diversos sistemas operativos y plataformas. La comisión de juego en sus torneos suele oscilar entre el 8 y el 10%.

En 888poker la comisión de torneos suele ser también del 10%. Sin embargo, el principal problema para jugar en PokerStars es precisamente que el nivel de sus jugadores está también bastante por encima que el resto.

Como de lo que se trata, a parte de pasar un buen rato, es de sobretodo ganar dinero, nos puede ser mucho más interesante registrarnos en 888poker, pues el perfil de sus jugadores es mucho más recreacional y donde nos será mucho más fácil acabar con beneficios que en PokerStars.

Además, 888poker tiene un bono de bienvenida para nuevos jugadores muy novedoso y diferente al que ofrece el resto de la competencia. Se trata de que directamente te regalan 8 euros para que juegues torneos, sin necesidad de que hagas ningún depósito previo.

Esos 8 euros se dividen en un torneo de 3 euros de valor de entrada que seleccionará 888poker y luego podrás elegir 5 torneos más de un euro de valor cada uno, con la única condición de que se trate de torneos sin posibilidad de recompra ni de add-on.

Además, también tendrás la posibilidad de recibir el bono de bienvenida estándar que ofrecen paralelamente a este bono regalo de 8 euros, en este caso ligado a la cantidad del primer ingreso que realices, hasta un máximo de 400 euros, que podrás ir liberando a medida que vayas generando comisiones de juego para la sala de póker.

En PokerStars tienen este mismo tipo de bono de bienvenida del 100% del primer depósito, de hasta 500 euros, que también podrás ir liberando mientras juegas.

Conceptos Generales.

Todo el mundo tiene algún conocimiento sobre el póker, aunque sólo se deba a haberlo visto jugar en las películas de cowboy. Sin embargo, poca gente se da cuenta de la habilidad que exige al jugador. Aun aquellos que aprecian que su práctica no se reduce a tomar la carta correcta en el momento oportuno, con frecuencia no se hacen cargo del grado de destreza que conlleva.
Ciertamente, se trata de un juego en el que, por supuesto, el azar es un factor de peso; pero, el póker es fundamentalmente un juego de destreza, como lo son el backgammon o el chess.

En el póker, los mejores jugadores ganan el dinero y los peores lo pagan. En realidad, el dinero influye decisivamente en los resultados. En otros juegos es la reunión de puntos o bazas lo que decide el resultado. En el póker, es el dinero que haya sobre la mesa, a menudo en forma de fichas, lo que finalmente determina quién es el vencedor y quién el vencido.

Por esta razón el póker es un juego verdaderamente peligroso. Puede parecer fácil debido a que las reglas básicas no son complicadas. Puede parecer que todo en él es cuestión de suerte, ya que una mano de cuatro ases, por ejemplo, es extremadamente poderosa; pero advierta que también es posible ganar poco con una mano semejante. Todo depende de si los otros jugadores han respaldado su apuesta también con buenas manos, puesto que si nadie más tiene un buen juego, no se establecerá ninguna contienda.

Al contrario de lo que parece, el póker no es un juego fácil, pero tampoco difícil. Es un juego tosco, tenaz para los intrépidos y los atrevidos y pensado para separar a los ineptos de su dinero. Parece un sencillo y amistoso juego de cartas, lo que no significa que el póker jugado en familia, aunque sea con cerillas, no sea agradable, limpio y divertido. Pero las cualidades esenciales que un buen jugador de póker debe reunir son paciencia, astucia y agresividad en iguales proporciones, acompañadas por un rasgo de ingenio y de consumada insensibilidad. El aura de emoción que rodea las partidas de póker en los westerns es auténtica; pero tras ella subyace un frío análisis.

El póker cautivó la imaginación de los americanos a mediados del siglo pasado y lo ha continuado haciendo hasta nuestros días, en que es probablemente el juego de salón que goza de mayor popularidad en los Estados Unidos, aunque se juega hoy por hoy con tanta popularidad en todo el mundo. La velocidad, la acción y una mezcla de frialdad y temeridad que exige al jugador, parecen ajustarse a la perfección al temperamento americano.

Tras evolucionar hacia dos variantes clásicas, draw poker y stud poker, el juego continuó desarrollándose. Sus adeptos introdujeron numerosas variaciones con el propósito de imprimirle mayor ritmo, o dar más interés a las variantes más usuales. El Seven-Card Stud, «stud de siete cartas», también llamado Down the river («río abajo»), nombre que tiene que ver con el río Mississipi, fue la novedad que se hizo más popular, seguida de toda clase de variaciones basadas en el uso de wild cards o jokers comodines.
La introducción de la mano llamada Lowball y más tarde de la High-low, que permitían a los jugadores intentar conseguir la mejor mano alta o a la mejor mano baja, o cualquiera de las dos, incrementó notablemente las posibilidades de acción. También se ha introducido el Texas Hold’em, y no existe ninguna razón para que no aparezcan más innovaciones.

Lo que nunca cambiará son los principios básicos de hacer un buen juego, fundados en las leyes de probabilidad. Un profundo conocimiento de la teoría del póker es el primer paso que deberá dar todo aquel que quiera llegar a ser un buen jugador, independientemente de la variante del juego que pueda elegir para jugar.

Historia del Póker.

El origen del Póker no está claro, pero la mayoría de historiadores del juego consideran que la manera en que hoy se juega al Poker es una consecuencia derivada de elementos de distintos juegos.

El nombre mismo, “Póker”, probablemente depende de un jugo francés del siglo XVIII llamado “Poque”. Algunos historiadores creen, sin embargo, que el nombre procede de un juego de apuestas alemán, Pochspiel, que incorporaba la acción de farolear. En el poschspiel, los jugadores debían indicar si querían pasar o seguir dando un golpe seco en la mesa y diciendo “Ich Poche!”. Además, por si fuera poco, también hay quien añade disputa al término afirmando que procede de la palabra hindú “pukka”.

Otra posible explicación a la procedencia del término Poker procede de una palabra del argot inglés, “poke”, un término usado por los carteristas (pickpockets), que significa bolsillo y que hace referencia a la estrategia de estos ladronzuelos que antiguamente organizaban juegos como excusa para vaciarles su “poke” a los primos. También hay quien relaciona la etimología de la palabra Póker con la expresión “hocus-pocus”, que es la expresión en inglés equivalente a abracadabra utilizada ampliamente por los magos.

Uno de los posibles antepasados del Póker es el juego persa “As Nas”, que era un juego de apuestas para cinco jugadores que usaban una baraja de 25 cartas con 5 palos. En el siglo XVI, un juego de apuestas de nombre español llamado “Primero” fue popular en Europa y tenía muchas similitudes con el Poker moderno. El juego francés “Brelan” es un derivado de éste y también el juego inglés “Brag”, ambos incorporan el elemento de echar faroles, aunque este concepto está también presente en otros juegos.

Las primeras referencias al Póker llamándolo “Póker” fueron hechas por el actor inglés Joseph Cromwell, que describió el juego de cartas que se jugaba en Nueva Orleáns hacia 1829, y a Jonathan Green, que hizo referencias al Póker en su libro “An Exposure of the Arts and Miseries of Gambling” (Una revelación sobre las artes y miserias de apostar) en 1843. En su libro, Green menciona las reglas de lo que el llamó “el juego de tramposos”, que entonces se jugaba en los barcos que navegaban el río Missisipi. Algunos historiadores atribuyen a Green el primer uso de la palabra “Póker” para referirse a lo que él denominaba el juego de tramposos.

Estas descripciones tempranas hablan de un juego de 20 cartas en el que cuatro jugadores apostaban sobre cuál de las manos de los jugadores era la más alta. A medida que el juego se fue extendiendo por América, fue adoptándose la baraja inglesa completa de 52 cartas. Se fue añadiendo el “flush” o jugada de color y algunas otras modificaciones durante la Guerra de Secesión Americana, incluyendo el “draw póker” (con descartes), el “stud poker” (la variante de cinco cartas) y el straight o escalera. A estos añadidos siguieron otras incorporaciones americanas, tales como la “wild card” o carta salvaje (hacia 1875) y el split-pot póker (hacia 1900), los juegos con “community cards” o cartas compartidas datan de 1925. La extensión del juego por el mundo, particularmente en Asia, se atribuye al ejército estadounidense.

Hasta 1970 el Póker no se incluyó en los juegos de casino dada la dificultad de controlar a los tramposos. En los años 80 y 90, los casinos tendieron a cerrar salas de Poker en beneficio del blackjack y las ruletas. Una mejora en las técnicas de seguridad y los torneos han devuelto un renovado interés en el juego.

Un moderno tipo de torneo se hizo popular en los casinos estadounidenses tras las World Series of Póker (WSOP) que empezaron en 1970. La primera WSOP, que atrajo un total de siete jugadores, fue fuertemente promovida por el magnate de casinos y jugador de Poker Benny Binion, lo que dio lugar al Binion’s Horseshoe casino. A raíz de esto se extendieron por todo el país una serie de campeonatos de Poker que culminaron en las series mundiales: World Series of Póker.

El número de participantes en las WSOP ha seguido aumentando año tras año igual que la cuantía de los premios, lo cual a su vez ha seguido atrayendo a más jugadores. Más de 5.600 jugadores participaron en la WSOP de 2005, donde 52 millones de dólares fueron distribuidos entre los ganadores, además del premio record de 7,5 millones de dólares para el ganador.

La mayoría del aumento de la popularidad del Póker puede atribuirse al WSOP y a las retransmisiones televisivas del World Póker Tour realizadas por la cadena ESPN y Travel Channel. Además, dado que el número de salas de Póker ha seguido aumentando, el interés en el juego ha crecido también.

La cuantía de los premios y el número de torneos sigue aumentando y como resultado cada vez más gente en todo el mundo está sumergiéndose en el mundo del Póker.