Liga de Poker

Category: Liga de Poker – marketing

Tenemos una liga de poker que se celebera de forma regular cada semana en la que se reparten magníficos premios a los ganadores. Cuanta más gente seamos mejores premios nos darán las salas de poker así que no te lo pienses y apúntate a nuestra liga.
Puedes encontrar más información aquí.

Además si te registras en una sala de poker con nosotros y depositas, te damos 10 euros extra.

Freerolls

Category: Freerolls – marketing

Regularmente organizamos freerolls con las salas de apuestas y repartimos entre 100 y 150 dolares por torneo.
Si estás interesado en apuntarte a nuestros freerolls pasate por nuestro foro de poker.

Además si te registras en una sala de poker con nosotros y depositas, te damos 10 euros extra.

Conceptos Generales.

Category: Introducción al Poker – marketing

Todo el mundo tiene algún conocimiento sobre el póker, aunque sólo se deba a haberlo visto jugar en las películas de cowboy. Sin embargo, poca gente se da cuenta de la habilidad que exige al jugador. Aun aquellos que aprecian que su práctica no se reduce a tomar la carta correcta en el momento oportuno, con frecuencia no se hacen cargo del grado de destreza que conlleva.
Ciertamente, se trata de un juego en el que, por supuesto, el azar es un factor de peso; pero, el póker es fundamentalmente un juego de destreza, como lo son el backgammon o el chess.

En el póker, los mejores jugadores ganan el dinero y los peores lo pagan. En realidad, el dinero influye decisivamente en los resultados. En otros juegos es la reunión de puntos o bazas lo que decide el resultado. En el póker, es el dinero que haya sobre la mesa, a menudo en forma de fichas, lo que finalmente determina quién es el vencedor y quién el vencido.

Por esta razón el póker es un juego verdaderamente peligroso. Puede parecer fácil debido a que las reglas básicas no son complicadas. Puede parecer que todo en él es cuestión de suerte, ya que una mano de cuatro ases, por ejemplo, es extremadamente poderosa; pero advierta que también es posible ganar poco con una mano semejante. Todo depende de si los otros jugadores han respaldado su apuesta también con buenas manos, puesto que si nadie más tiene un buen juego, no se establecerá ninguna contienda.

Al contrario de lo que parece, el póker no es un juego fácil, pero tampoco difícil. Es un juego tosco, tenaz para los intrépidos y los atrevidos y pensado para separar a los ineptos de su dinero. Parece un sencillo y amistoso juego de cartas, lo que no significa que el póker jugado en familia, aunque sea con cerillas, no sea agradable, limpio y divertido. Pero las cualidades esenciales que un buen jugador de póker debe reunir son paciencia, astucia y agresividad en iguales proporciones, acompañadas por un rasgo de ingenio y de consumada insensibilidad. El aura de emoción que rodea las partidas de póker en los westerns es auténtica; pero tras ella subyace un frío análisis.

El póker cautivó la imaginación de los americanos a mediados del siglo pasado y lo ha continuado haciendo hasta nuestros días, en que es probablemente el juego de salón que goza de mayor popularidad en los Estados Unidos, aunque se juega hoy por hoy con tanta popularidad en todo el mundo. La velocidad, la acción y una mezcla de frialdad y temeridad que exige al jugador, parecen ajustarse a la perfección al temperamento americano.

Tras evolucionar hacia dos variantes clásicas, draw poker y stud poker, el juego continuó desarrollándose. Sus adeptos introdujeron numerosas variaciones con el propósito de imprimirle mayor ritmo, o dar más interés a las variantes más usuales. El Seven-Card Stud, «stud de siete cartas», también llamado Down the river («río abajo»), nombre que tiene que ver con el río Mississipi, fue la novedad que se hizo más popular, seguida de toda clase de variaciones basadas en el uso de wild cards o jokers comodines.
La introducción de la mano llamada Lowball y más tarde de la High-low, que permitían a los jugadores intentar conseguir la mejor mano alta o a la mejor mano baja, o cualquiera de las dos, incrementó notablemente las posibilidades de acción. También se ha introducido el Texas Hold’em, y no existe ninguna razón para que no aparezcan más innovaciones.

Lo que nunca cambiará son los principios básicos de hacer un buen juego, fundados en las leyes de probabilidad. Un profundo conocimiento de la teoría del póker es el primer paso que deberá dar todo aquel que quiera llegar a ser un buen jugador, independientemente de la variante del juego que pueda elegir para jugar.